(L313) La separación (1991)


Dan Franck, La separación (1991)

Prosigo con el comentario de obras de autores franceses. En este caso se trata de Dan Franck (París, 1952) un joven guionista y escritor que plasmo en una novela su crisis de pareja. Próximos a los cuarenta años y con los hijos todavía pequeños las parejas entran en crisis e inevitablemente uno de los dos desea empezar una nueva vida. El amor se ha acabado y los hijos no son suficiente motivo para permaneces juntos.

Argumento: Una pareja está viendo La Tempestad de Shakespeare. Él le coge la mano, ella se la ofrece muerta, él le pasa los dedos y juega con el anillo. Ella la retira excusándose en que quiere concentrarse en la obra. Él comenta que ha perdido la batalla de las manos.

En casa discuten por muchos temas. Tienen dos hijos pequeños. Las señales del amor van desapareciendo. Ya no almuerzan juntos, ella está distante, como en otro lugar, con la mirada perdida. En una cena y presionada por él le confiesa que está enamorada de otro hombre. Ella no pretende que se separen, quiere que sigan viviendo juntos.

Él acude a su médico para pedirle que le recete antidepresivos, pero este le recomienda un ansiolítico, concretamente Lexomil. Gestos y atenciones van desapareciendo a medida que transcurren los días. Se entrevista con S, amiga de su mujer, le pregunta si tiene posibilidades, ella le dice que si tiene paciencia sí.

El protagonista pasa por un período tortuoso. A todo lo que le pregunta ella contesta “no sé”. Le propone que elija, o se queda o se marcha. Comienza la batalla por los hijos. La primera noche que ella falta, cuando llega a las ocho de la mañana él coge sus cosas y se va. Todo continúa como antes, su mujer lo evita. Sus amigos le aconsejan que no abandone su hogar ni a sus hijos, que sea ella la que se marche si quiere. Él ha decidido luchar aunque sus amigas les dicen que la mujer le dará la vuelta al problema en beneficio suyo y él tendrá que abandonar la casa y pagar una pensión alimenticia.

Decide visitar a su padre para hablar, no en vano el padre se había separado a una edad parecida a la suya. Se va a pasar unos días al campo a casa de unos amigos en compañía de su hijo mayor de ocho años. Ella duda de sus capacidades como padre, cuando siempre ha sido activo en ocuparse de los niños.

La pareja decide darse una tregua de Navidad y Año Nuevo, por los niños, pero la tensión continua. Ella le sugiere que se busque una amiguita. La situación se hace insostenible. Ella le comunica que se irá a vivir con el otro hombre. Él sabe que perderá a sus hijos. Al final él decide marcharse a un apartamento. Ella ha conseguido que se quede sin casa y sin hijos. Ha perdido la batalla. Se siente amputado de sus hijos. No soporta ver familias, niños. Detesta palabras relacionadas con su vida anterior como guardería, vacaciones, merendar, canguro…

Comentario: La novela trata de la generación de parejas que tenía dieciocho años en el año 1968 y que no han sabido hacerlo mejor que sus padres en cuanto al matrimonio y la pareja. La separación (1991) obtuvo el premio Renaudot de ese año. Se trata una experiencia muy similar a la que han vivido infinidad de parejas.

Algunos de vosotros os sentiréis representados. Mi caso mismo, sin hijos, y el caso de mis amigos Aurelio y Felipe con niños pequeños. Es de constatar la brevedad de las relaciones de las parejas de hoy en día que no aguantan más de diez o doce años juntos. Y otra vez a volver a empezar, o escoger otro tipo de vida más independiente con relaciones de fin de semana como han decidido tener una buena parte de separados y divorciados.

Dejando la parte sociológica de la novela, la parte literaria creo que su prosa no es tan fascinante como la de Emmanuel Carrère o Jean Echenoz pero se deja leer con gusto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L74) Guerra y Paz (1869)

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.

(M12) Camarón de la Isla - Soy Gitano (1989)

Vacances d'estiu 2017